400 años luchando contra molinos de viento

El pasado 23 de abril se cumplieron 400 años de la muerte de Miguel de Cervantes, célebre escritor del Siglo de Oro Español. También en el mismo año de su muerte, 1616, tuvo lugar la primera edición de su gran obra maestra: Don Quijote de la Mancha.

EnSp intext both

Puede que hayas oído cosas como que El Quijote se considera la primera novela moderna, que está traducido a más de 50 lenguas (de hecho, está traducido íntegra o parcialmente a más de 140), que su autor escribió parte de la historia mientras estaba en prisión… Pues bien, todo esto es cierto. Como también lo es que la influencia de la obra de Cervantes en la lengua española y en otras lenguas extranjeras ha sido tal que sus aportes han perdurado hasta nuestros días.  No en vano, a  menudo se hace referencia al español como “la lengua de Cervantes”. Veamos algunos ejemplos:

  • El término “quijotismo”, que significa engreimiento, orgullo o exageración de los sentimientos caballerosos.
  • El adjetivo “quijotesco”, que denota semejanza o relación con las acciones del personaje cervantino, excesivamente idealistas, surrealistas y poco prácticas.
  • El término “quijote”, que hace referencia a una persona que antepone sus ideales a su conveniencia y actúa de forma desinteresada en beneficio de las causas que considera justas.

Todos estos términos han sido adoptados también por el inglés, sin embargo, en mi opinión este no es el aporte más interesante que Cervantes ha hecho a la lengua de Shakespeare.

Si hay un episodio por excelencia que se nos viene a todos a la cabeza al oír hablar de Don Quijote, es el de los molinos de viento. Nuestro noble caballero andante, convencido de tener antes sus ojos una treintena de temibles gigantes, arremete contra un montón de molinos de viento con fiereza, convencido de estar salvando a la humanidad de un gran peligro. Y de esta quijotesca escena deriva precisamente la expresión inglesa tilting at windmills, “luchar contra molinos de viento”, que en sentido figurado significa combatir enemigos imaginarios.

Sin duda, el personaje de Don Quijote inspiró multitud de conceptos asociados a la idealización del mundo, al deseo de defender causas justas mediante actos nobles pero torpes y poco prácticos, todo ello promovido y distorsionado por la locura.

Hoy, convencida de que todos tenemos un lado quijotesco, me gustaría rendir homenaje a este intrépido caballero andante y quien le dio vida.

 

banner_es

[English]

You might also like: