Aprender español: Lo bueno, lo bonito y lo feo

A lo largo de mi vida he escuchado muchas opiniones sobre qué tan difícil es aprender español. Por supuesto, la respuesta a esta pregunta no deja de ser subjetiva, pues depende de diversos factores relacionados al estudiante, entre los cuales se incluye la lengua maternal, la motivación y la experiencia.

A pesar de esto, pensé en compartir con ustedes mi opinión sobre lo bueno, lo bonito y lo feo de aprender español. La decisión final se las dejo a ustedes. 😉

Lo bueno y lo bonito:
Green Apple on Books

•             Lo que se ve, se pronuncia: La relación escritura – pronunciación en español es bastante sencilla. Sin diptongos, cambios en los sonidos vocálicos o letras mudas (a excepción de la h), el estudiante de español no tiene mucho por qué preocuparse. Se puede decir, además, que las reglas de acentuación son predecibles y permitiendo al lector identificar fácilmente la sílaba tónica y así reproducir la melodía de la lengua adecuadamente.

•             La negación: Además de contar con una forma simple de expresar la negación (puede decirse que basta con agregar la palabra “no”), el uso de la doble negación no solo es correcto, sino que agrega además énfasis a la frase.

•             Los tiempos compuestos: Al contar únicamente con un verbo auxiliar, la conjugación de los tiempos compuestos se vuelve más simple.

Lo feo:

•             Pronunciación: Dependiendo de tu lengua materna, la pronunciación del español puede ser más o menos difícil. Sin embargo, aprender a pronunciar la “r” de manera adecuada es un problema común.

•             Dialectos: El español se habla como primer idioma en alrededor de 20 países y consta de varios dialectos de igual prestigio. Características tales como el voseo pronominal, que es el uso de “vos” en lugar de “tú”, así como el voseo verbal, que implica un cambio en la conjugación, pueden hacer que hablar de la segunda persona gramatical sea menos tentador. Adicionalmente, peculiaridades de pronunciación como el seseo y el yeísmo llegan a confundir al estudiante.

•             Conjugación: Más allá de los retos dialectales, la conjugación en español es más complejo que en muchos otros idiomas. Con 16 paradigmas verbales completos, el español cuenta más tiempos que, por ejemplo, el francés. Además de lo anterior, cada persona gramatical conserva una conjugación propia, pues es común omitir los pronombres. Entre todos los paradigmas, el uso del subjuntivo suele considerarse el tema más confuso.

•             Ser o estar: El español, al igual que el italiano y el portugués, tiene dos equivalentes para el verbo “to be”. Entender los matices de estos verbos resulta a veces problemático; especialmente si en la lengua materna no existe una traducción exacta. Puedes leer más sobre este tema aquí: The Verb to be in Different Languages

•             Género: ¿Sabías que únicamente ¼ de los idiomas conocidos en el mundo utiliza géneros gramaticales? Naturalmente, el español está entre ellos.

•             Retos comunes en el aprendizaje de idiomas: Todos los amantes de los idiomas saben que hay cosas que simplemente parecen no tener una explicación precisa; esta lista comucomúnmenteluye el uso de preposiciones, falsos amigos y sintaxis.

Tal como el español, cada idioma tiene sus propias peculiaridades y aprenderlas implica paciencia y dedicación. Al final de todo, el español es una lengua hermosa que te espera para que descubras la forma en que más de 400 millones de personas perciben el mundo que tienen a su alrededor.

Si te gustó este artículo, te recomiendo leer éste otro: Top 5 Hardest Languages to Learn.

[English]

You might also like: