Idiomas Extranjeros: “Nada que temer más que al miedo mismo”.

Advertencia. Este artículo no se recomienda a todo el público. Por su seguridad, se sugiere a fobofóbicos y hellenologophobóbicos abstenerse de esta lectura.
Al aprender un nuevo idioma, a menudo el miedo puede afectar la velocidad de nuestro progreso. Como en cualquier nueva tarea, es común sentirse un poco incómodo e inseguro. Pero ¿qué tanto influye el miedo en nuestro rendimiento?
Bueno, si tus temores se han convertido en fobias, yo diría que bastante. De lo contrario, quizá puedas sacarle provecho a la situación y utilizarlas como una excusa ingeniosa. La próxima vez que tu profesor de idiomas se queje de tus resultados, intenta utilizar una de las siguientes fobias como explicación:

Miedo a las palabras: ¿Listos para una nueva lista de vocabulario? La mayoría de nosotros puede identificarse con los logofóbicos, hasta cierto punto. Especialmente aquellos de nosotros que estudiamos alemán. Ya sea en forma de onomatofobia (miedo a ciertos nombres o palabras debido a su supuesto significado), o por sesquipedalofobia (miedo a las palabras largas), encontrar la palabra “rindfleischetikettierungsüberwachungsaufgabenübertragungsgesetz” en uno de tus exámenes de alemán, sin sentir el impulse de salir corriendo, puede ser todo un reto. Aunque, encontrar la palabra “hippopotomonstrosesquipedaliophobia“, el sinónimo irónico de sesquipedalophobia, no ayudaría mucho tampoco.

El miedo de las lenguas extranjeras: Sí, hay un nombre clínico para esto. De hecho, hay una larga lista de ellos. Desde teutonofobia / teutofobia (miedo a la lengua alemana) hasta sinofobia (miedo a la lengua china), la lista sigue y sigue: galiofobia / francofobia, rusofobia, polonophobia, italophobia, holandofobia, anglofobia … bueno, ya te imaginas el resto. Dependiendo del contexto, estas fobias también pueden referirse al miedo a una cultura en particular o incluso a los miembros de dicha cultura. El miedo a las lenguas extranjeras puede llamarse genéricamente xenoglossofobia o xenolinguafobia.

¿Aún quieres saber más? Aquí hay otra lista de fobias que pueden parecerte interesantes:
Bibliofobia – miedo a la lectura.
Grafofobia – miedo a la escritura.
Scriptofobia – miedo a escribir delante de los demás.
Epistolofobia – miedo a escribir cartas.
Verbofobia – miedo a hablar.
Glossofobia – miedo a hablar en público.
Laliofobia / Lalofobia – miedo a hablar y, posiblemente, a la tartamudez.
Aibofobia – miedo de palíndromos (si, la palabra “aibofobia” también es un palíndromo ^^).
Hellenofobia – miedo a los términos griegos o a la terminología científica compleja.
Fobofobia (no relacionado con los idiomas, pero por si tenías curiosidad) – miedo a todas las fobias, excepto a la fobofobia.

Espero que este artículo te haya ayudado a encontrar inspiración. Buscar excusas interesantes siempre es divertido, pero creo que cuando se trata de miedo, es buena idea tener en mente la siguiente frase célebre:

“Los temores no son nada más que estados de la mente” – Napoleón Hill.

¿Conoces alguna otra fobia relacionada con los idiomas? ¡Compártelo con nosotros!

[English]

You might also like: