Español

Un paseo por Schiedam

Una de las razones por las que Schiedam es atractivo para muchos, se debe a que su entorno con espíritu pionero es histórico y romántico. Aquí la historia es tangible y las oportunidades ampliamente visibles. El pintoresco encanto de su centro histórico, el más grande en el área del Rijnmond, es ante todo, muy conocido debido a sus astilleros y la jenver (ginebra holandesa), sin dejar de lado que es refugio del parque más antiguo de los Países Bajos (establecido en 1769).

Hoy en día, Schiedam es también hogar de muchos talleres, galerías y molinos que todavía funcionan de acuerdo a métodos tradicionales. Mientras la municipalidad se encarga de restaurar museos y plazas, artesanos y virtuosos se van estableciendo alrededor de sus canales, los cuales se hallan rodeados de legítimos altos molinos. Durante su época de prosperidad, las industrias de la ginebra y la naviera, trajeron a Schiedam mucha riqueza lo cual ayudó la propagación de las artes, y la cual se respira aún en su atmósfera. Con tan sólo entrar al museo de la ciudad Sint Jacobs Gasthuis —una vez un asilo de ancianos —uno será traído de vuelta al presente para infiltrarse de arte holandés contemporáneo. La colección del museo Sint Jacobs Gasthuis incluye piezas significativas del género CoBrA.

Para aquellos en busca de los placeres culinarios, Schiedam les ofrece chocolaterías, heladerías, cafeterías y restaurantes de buena calidad, los cuales brotan como hongos por doquier cada vez más. Por supuesto cualquier visita al pintoresco lugar resulta incompleta si no se ‘susurra’ por sus canales abordo del barco susurrador. Así mismo, se necesita degustar de su ginebra en el Gedistilleerd Museum. Incluso, para aquellos que prefieren los placeres de la uva, Schiedam les ofrece la opción de visitar excelentes vinaterías ubicadas a la vuelta de la esquina.

Conservando su carácter histórico, los edificios con premisas contemporáneas ofrecen una oportunidad excelente de vivir una vida moderna, rodeada de un pasado encantador. Las fabulosas casas del siglo XVII, situadas a lo largo de sus canales, que junto a la Gran Plaza (Grote Markt), la cual tiene 500 años de antigüedad, hacen de Schiedam una gema digna de ser visitada. Los Schiedammers son personas que le saludan al pasear, incluso sin conocerle. Permita que Schiedam, el “Amsterdam de Rótterdam,” lo seduzca. No se arrepentirá.

Viviana Mejenes-Knorr
http://artofwordsbiz.wordpress.com/

You might also like:

  • Sorry, but we couldn't find anything useful.

Comments Closed