Cómo hacer que un traductor te odie

Todas las profesiones tienen sus peculiaridades, pero la de traductor es aún más especial, si le añadimos el desconocimiento del trabajo y de lo que significa estar cualificado para él. Esto da lugar a situaciones sociales algo graciosas cuando le dices a qué te dedicas a alguien que acabas de conocer. He aquí una breve lista de lo que deberías tener en cuenta para no arruinar tus posibilidades con un traductor, amenizada por frases inspiradas en hechos reales.

1 – El traductor de Google: esto se merece una entrada por sí sola. No me malinterpretéis, es una aplicación de lo más útil, pero si crees que puede sustituir años de formación y práctica, conocimiento de la cultura y otras cosas que no se le pueden enseñar a una máquina (aún), te puedes ir por donde has venido.

“Yo también trabajo como traductor de vez en cuando. Traduzco de 5 idiomas distintos, no hablo ninguno de forma fluida, pero si no sé alguna palabra, siempre la puedo buscar en Google Translate.” ¿Perdón?

“Pero dentro de unos años no tendrás trabajo. Con cosas como el traductor de Google, ya no vais a hacer falta.”

used photo tumblr_myf5g5oFfv1ro9p2qo1_500_zps4316d4de.gif

2 – “¿Y cuánto se gana con eso? Caray, es mucho, ¿no?” – Según los comentarios de alguna gente, cualquiera creería que la mitad de los que figuran en la lista de Forbes son traductores. Aunque si crees que Google hace el 80% del trabajo, la sorpresa es comprensible.

3 – “¿Y sólo hablas tres idiomas? Tendrías que haber aprendido chino, es el futuro.” – ¿Pero no me voy a quedar sin trabajo por culpa del Traductor de Google? ¿En qué quedamos?

4 – No nos trates como un diccionario con patas: puede que no sepa traducirte una palabra concreta a bote pronto, pero seguro que puedo decirte lo mucho que me cabreas en todas las lenguas que hablo.

¿Qué es lo más raro que has oído sobre el trabajo como traductor? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

[English]

You might also like: