El lado desconocido del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria

El continente en miniatura, celebra cada ano un evento sin precedentes, los carnivales de Las Palmas de Gran Canaria. Este acontecimiento reúne a miles de personas y constituye uno de los grandes atractivos de la ciudad, la urbe se viste de colores alegres, sus habitantes dan rienda suelta a su creatividad y se disfrazan con vestimentas de lo más extravagantes.

La música popular, el ritmo de la batucada y el humor, suena anualmente en el parque Santa Catálina, un lugar cosmopolita y emblemático, transitado por foráneos y lugarenos. Se ubica allí la escenografía principal, el plató y el decorado, que se adaptan a la temática escogida, que puede ser de lo más variopinta. El pistoletazo de salida tiene lugar con el pregón, un discurso en el que se anuncia al público concurrido y animado el comienzo del festejo.

Las murgas en Las Palmas de Gran Canaria, son la imagen viva de la gracia, el ingenio, el garbo y la sátira, transmitiendo a su público, con su interpretación oral, teatral y musical, jolgorio, carcajadas e hilaridad. También se celebra la “Gala de elección de la reina”, un espectáculo en el que decenas de participantes desfilan por la pasarela con trajes alegóricos, ante la atenta y expectante mirada de los espectadores y la “Gala de elección del Drag Queen del Carnaval”, un evento transgresor, fresco y atrevido en el que sus participantes de cualquier genero u orientación sexual, realizan una interpretación de un número músical imaginativo calzando plataformas que en algunos casos alcanzan casi medio metro. Tienen lugar además cabalgatas y el gran baile de mascaras. De noche muchos pernoctan y disfrutan de los mogollones. El cierre de la celebración se produce con el “Entierro de la sardina”, un acontecimiento en el que miles de personas disfrazados de viudos parodian un cortejo fúnebre e incineran una figura simbólica, la sardina.

[English]

You might also like: