España, país de campeonas

Míriam Blasco y Almudena Muñoz (judo); Theresa Zabell, Patricia Guerra y Natalia Via Dufresne (vela); Carolina Pascual (gimnasia rítmica); Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez (tenis); y la selección femenina de hockey hierba: estas son las mujeres que, en aquel mágico verano de 1992 en Barcelona, consiguieron las primeras 8 medallas de la historia del deporte olímpico femenino en España. Hasta esa edición de los Juegos Olímpicos, nuestras deportistas nunca habían logrado subirse al pódium. Desde entonces, no han dejado de hacerlo.

En un país con una historia como la de España, no es de extrañar que las mujeres tardaran tanto en alcanzar estos éxitos. La dictadura de Franco supuso un obstáculo para el desarrollo económico y social de todos los españoles, pero especialmente para el de las españolas. En una sociedad en la que las mujeres no pudieron ni abrir una cuenta en el banco sin la firma de su marido o de su padre hasta la llegada de la democracia, es lógico que no triunfaran como deportistas de élite hasta mucho después de la muerte del dictador.

20 años después de Barcelona, en los Juegos Olímpicos de Londres
2012
, las deportistas españolas demostraron de lo que son capaces si se lo proponen. A pesar de contar con menos apoyo que los hombres, no solo consiguieron 11 medallas –3 más que en Barcelona–, sino que por primera vez superaron a sus compañeros, que solo se hicieron con 6 metales. Así, Marina Alabau, Tamara Echegoyen, Ángela Pumariega y Sofía Toro (vela); Mireia Belmonte (natación); Brigitte Yagüe (taekwondo); Maialen Chourraut (piragüismo de aguas bravas); Maider Unda (lucha libre); y las selecciones de waterpolo, de balonmano y de natación sincronizada cosecharon el mayor éxito colectivo de la historia del deporte femenino español.

Afortunadamente, esta tendencia no acabó en la capital británica, y el deporte femenino español ha seguido consiguiendo éxitos internacionales. Para muestra, los más reseñables del 2014:

Selección de balonmano: subcampeonas del mundo.

Selección de fútbol sala: medalla de bronce en el mundial.

Selección de waterpolo: campeonas de Europa (y del mundo en 2013).

Selección de gimnasia rítmica: campeonas de Europa.

Selección de baloncesto: subcampeonas del mundo.

Selección de natación sincronizada: subcampeonas de Europa.

Mireia Belmonte: campeona del mundo.

Carolina Marín: campeona del mundo de bádminton.

Ruth Beitia: campeona de Europa de salto de altura.

Lidia Valentín: campeona de Europa de halterofilia.

Tanto en deportes de equipo como en deportes individuales –algunos, como el bádminton o la halterofilia, bastante minoritarios aún– las deportistas españolas están demostrando  que van a luchar por llegar a lo más alto en Río 2016.

banner_es

[English]

You might also like: