Perdí mi número de teléfono, ¿me das el tuyo?

[English]


La típica escena: vas caminado por la calle, pasas cerca de una construcción y un obrero grita: “Me gustaría estar siempre borracho, para verte dos veces”. Ni volteas y solo decides caminar un poco más rápido para que no le dé tiempo de ponerse más creativo.

En Latinomérica, lanzar piropos es casi una obligación para los hombres, la mujer merecedora del “halago” no tiene que ser una belleza exuberante, simplemente todo hombre tiene el deber de cumplir con cierto número de piropos al día, es decir, es una especie de cuota que todo hombre heterosexual tiene que pagar para poder seguir perteneciendo al club de los machos. Por otro lado, Las mujeres latinoamericanas estamos acostumbradas a recibir piropos e ignorarlos de inmediato, de la misma forma en que un citadino ignora el ruido del tráfico en la hora pico.

Entonces, me pregunto: si las mujeres ignoramos los piropos, si los consideramos inútiles, molestos, cursis y algunos un tanto repugnantes, ¿por qué los hombres siguen usándolos?! ¿Será que no saben que nos parecen simplemente risibles? Ningún piropo es bueno, por lo tanto NO LOS USEN. Así que ahora una pequeña lista con algunas de las frases que NO deben decir:

  • Piropos clásicos:
    “Hola, soy nuevo por aquí, ¿me puedes decir dónde queda tu apartamento?”
    “¿Te importa si compartimos el taxi hacia mi casa?”
    “¡Dime cómo te llamas y te pido para Navidad!”
    “¡Quién fuera bizco para verte dos veces”.
    “Tu madre debe de ser pastelera porque tú eres un bombón”.
    “Si ser sexy fuese un delito, te pasarías la vida en la cárcel“.
    “Tanta curva y yo sin frenos”.
    “Si como cocinas como caminas, me mudo a tu casa”.
    “Disculpa, ¿no tendremos algún amigo en común que nos pueda presentar?”
  • Piropos “románticos” (los más cursis):
    “¿Qué hace el sol caminando por mi acera?”
    “Si la belleza fuese un segundo, tú serías 24 horas”.
    “Si la belleza es pecado, tú no tienes perdón de Dios”.
    “Están cayendo ángeles del cielo…”
    “¡Cómo avanza la ciencia! Ya las flores caminan…”
    “Deberías ir por la sombra pues los bombones al sol se derriten”.
  • Piropos narcisistas (¡Se supone que el piropo es para el otro, no para ti!):
    “¿Crees en el amor a primera vista o tengo que volver a pasar delante de ti?”
    “Si yo fuera tú, me enamoraría de mí”.
    “Si no te das el gusto de conocerme, no vas a poder darte el gusto de olvidarme”.
  • Piropos nerds:
    “Mi Mac tiene celos de lo bonita que eres”.
    “Cuando busco en Google “Mi corazón”, eres el primer resultado”.
    “Eres el “Enter” de mi vida”.
    “Dime cómo te llamas y te agrego a ‘Mis Favoritos’ ”.
  • Piropos que requieren respuesta:
    -¿Estás cansada?
    -¿De qué?
    -De dar tantas vueltas en mi cabeza.

    -Me tienes que comprar un diccionario.
    -¿Por qué?
    -Porque desde que te vi me quedé sin palabras.

You might also like:

1 thought on “Perdí mi número de teléfono, ¿me das el tuyo?”

  1. Pingback: I lost my phone number, can I have yours? - Lexiophiles

Comments are closed.