Traducciones que hacen Historia

Todos hemos visto los entretenidos resultados que surgen de utilizar traducciones automáticas en carteles, menús de restaurantes, o incluso esloganes publicitarios que simplemente no tienen el mismo efecto en otra cultura. Sin embargo, esto no es un problema moderno. En cualquier caso, se podría decir que solía ser mucho peor; hoy en día un traductor cuenta con infinidad de recursos a su alcance para realizar su trabajo. Hasta no hace mucho, traducir era una tarea mucho más ardua y los el que se diese a ella dependía exclusivamente de su propio conocimiento y juicio, y de las limitadas herramientas al alcance de la mano.

Esto ha dado lugar a muchas decisiones de traducción que, revisadas siglos después, parecen tener poco sentido. Los ejemplos más obvios son aquellos presentes en textos sagrados, como la Biblia o el Corán.

ES translations intext

Tratado de Waitangi

En 1840 la Corona Británica y varios jefes maoríes firmaron un tratado por el cual cedían la soberanía del territorio a la Reina de Inglaterra. Excepto por un detalle: los maoríes firmaron una versión traducida a su idioma en la que la palabra utilizada significa gobernanza, un término más suave que soberanía.

Rusia, Japón y el control

El borrador del Tratado de Portsmouth en 1905, casi causa el fracaso del acuerdo. Escrito en inglés y francés, en cada versión se utilizó la palabra inglesa control y la francesa contrôler como equivalentes. Sin embargo, contrôler en francés significa “comprobar”.

[English]

You might also like:

2 thoughts on “Traducciones que hacen Historia”

Comments are closed.