Yo leo, ¿tú lees?, ¿él lee?

Leer es uno de mis pasatiempos favoritos y también un método eficaz para aprender un idioma. Todos sabemos que no se aprenden idiomas en las clases de gramática, allí se comprenden los idiomas, allí estamos para entender cómo funcionan los idiomas o por qué se escribe de una manera y no de otra, pero al salir de esas clases solo nos queda mucha teoría y poca práctica. Por eso creo que leer es una buena forma de obligar a nuestra mente a pensar en el idioma que queremos aprender.

En los textos podemos ver realmente para qué sirven todo ese montón de palabras y estructuras nuevas que hemos aprendido. Si todas esas clases de gramática no nos han servido para entender un buen libro, entonces esas clases no sirvieron de mucho. ¿De qué me sirve saber cuántos tipos de pretérito tiene un idioma? ¿O cuántas declinaciones existen si no puedo entender ni el periódico con eso?

La ventaja de la lengua escrita es que respeta ciertas estructuras formales (que se pierden en la lengua oral) pero sin perder la fluidez propia del idioma. Quién sabe, quizá de tanto repetir: “La casa es grande y verde. A mí me gusta la casa” podemos comenzar a creer que realmente las oraciones en español son así.

Para leer no tenemos que tener un inmenso vocabulario, hay textos de todo tipo desde lo más básico y trivial hasta lo más complicado (difíciles incluso para un hablante nativo). Solo tenemos que encontrar los textos adecuados para nuestro nivel y comenzar a leer. No importa si encontramos muchas palabras que no conocemos, siempre y cuando entendamos el la idea general, podemos seguir leyendo. En general comienzo a leer un texto sin detenerme demasiado en las palabras que no conozco, trato de subrayarlas para buscarlas después, más por curiosidad que por necesidad (pues generalmente comprendemos muchas de esas palabras desconocidas gracias al contexto). Pero si me doy cuenta que el texto es complicado y realmente no estoy entendiendo el mensaje, entonces me detengo un poco y busco una que otra palabra en el diccionario, analizo más las estructuras y las oraciones.

Para mí leer tiene que ser una actividad placentera, no concibo tener que leer algo por obligación y sin interés alguno. Así que si realmente quieres practicar un idioma con la lectura, lee sobre temas que te toquen, que te interesen y que despierten tu curiosidad. Y para terminar les dejo una lista (sin ningún orden específico) de algunos de mis autores latinoamericanos favoritos:

Ernesto Sábato
García Márquez
Isabel Allende
Jorge Luis Borges
Julio Cortázar
Pablo Neruda

You might also like: